Washington flexibiliza un poco sus sanciones contra el régimen de Maduro

Washington-flexibiliza-un-poco-sus-sanciones-contra-Venezuela-Cuba-Impacto

Washington ha decidido aflojar un poco la presión sobre Venezuela tras el anuncio de la reanudación de las negociaciones entre el Gobierno y la oposición.

Por Cuba Impacto

Estados Unidos anunció este martes un alivio muy limitado de las fuertes sanciones contra Venezuela, presentado como un gesto para promover una inminente reanudación del diálogo entre Nicolás Maduro y la oposición apoyada por Washington. Tras el levantamiento de algunas restricciones a Cuba el lunes, es el segundo opositor latinoamericano a Estados Unidos en beneficiarse de tal impulso.

Aunque los funcionarios estadounidenses hablen de "coincidencias", la aproximación a la Cumbre de las Américas organizada en junio por el presidente Joe Biden en Los Ángeles puede tener algo que ver: México amenaza con boicotear la reunión si Cuba, Venezuela y Nicaragua no participan y, por lo tanto, podría ser sensible a estas relajaciones de la posición estadounidense.

Reanudación de negociaciones

Respecto a Venezuela, el levantamiento de sanciones está “vinculado a un acuerdo de ambas partes para retomar las negociaciones” en la Ciudad de México para encontrar una salida a la crisis política venezolana, que “deberían anunciar muy pronto”, dijo un alto funcionario estadounidense a periodistas. Precisó que esta medida se tomó “a pedido del gobierno venezolano de transición” del opositor Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos como presidente legítimo de Venezuela.

Las conversaciones intervenezolanas estaban estancadas desde octubre. Pero una rara visita de enviados del gobierno de Estados Unidos al dictador socialista en marzo condujo a la liberación de dos estadounidenses detenidos en Venezuela y la promesa de reanudar el diálogo con la oposición.

En su momento, este viaje alimentó las especulaciones sobre un posible incumplimiento del embargo petrolero venezolano impuesto por Washington en 2019 con la esperanza de derrocar a Nicolás Maduro. De hecho, Estados Unidos estaba dando la vuelta al mundo en busca de hidrocarburos para compensar la pérdida de crudo ruso tras las sanciones en respuesta a la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

“Exención limitada”

Pero las medidas de este martes no tienen relación con un deseo de bajar los precios del petróleo, aseguró el funcionario estadounidense. Este "alivio de sanciones" se refiere sobre todo a una "exención limitada" concedida al grupo petrolero estadounidense Chevron en el marco del embargo. Esta empresa podrá “negociar los términos de potenciales actividades futuras en Venezuela”, sin embargo, sin llegar a cerrar un nuevo acuerdo con la empresa estatal venezolana PDVSA, explicó este funcionario.

"El Gobierno Bolivariano de Venezuela, ha verificado y confirmado, las noticias publicadas en el sentido de que los Estados Unidos de América ha autorizado a empresas petroleras estadounidenses y europeas para que negocien y reinicien operaciones en Venezuela", reaccionó en Twitter la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez. La funcionaria dijo además, que espera que estas decisiones abran el camino para el levantamiento de todas las sanciones, alegando que dichas sanciones afectaban al pueblo venezolano.

Por su parte, la Plataforma Unitaria, que agrupa a los principales partidos de la oposición venezolana, pidió en un comunicado de prensa una fecha para el reinicio de las conversaciones, precisando que no había pedido a Washington que relajara las sanciones individuales. Según medios estadounidenses, Carlos Erik Malpica Flores, exejecutivo de PDVSA y sobrino de la primera dama venezolana, debe ser sacado de la lista negra del Tesoro estadounidense.

“Puñado de gestos inmerecidos”

El alto funcionario estadounidense insistió en que la política estadounidense hacia Venezuela se mantuvo sin cambios: se “aligerarán” las sanciones en caso de avances hacia la democracia y elecciones “libres”, y se “fortalecerán” si el proceso se descarrila. Esta garantía no fue suficiente para tranquilizar a ciertos funcionarios electos estadounidenses en la línea del frente en oposición al poder en Caracas.

“El presidente Biden dice que apoya la democracia y los derechos humanos, pero su política exterior se basa en buscar acuerdos y hacer concesiones a los dictadores”, dijo el senador republicano por Florida Marco Rubio, cuyo estado alberga la mayor comunidad de la diáspora venezolana en Estados Unidos.

“Hacer un puñado de gestos inmerecidos a Maduro solo para que su régimen prometa sentarse a la mesa de negociaciones es una estrategia condenada al fracaso”, criticó su colega Bob Menéndez, quien al igual que Joe Biden, es miembro del Partido Demócrata.

Estos mismos senadores ya habían denunciado la víspera la decisión de levantar una serie de restricciones contra Cuba. Esta tímida apertura a la isla caribeña comunista queda lejos de la histórica decidida durante su mandato en la Casa Blanca por Barack Obama antes de ser cuestionada por su sucesor republicano Donald Trump.