Membresía de la OTAN: Erdogan vuelve a amenazar con bloquear a Suecia y Finlandia

57d-Ivd6-Jq-R78-EBP3kq-XSvb

El jueves, el presidente turco anunció que pondría freno a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN, cuando esta pertenencia acaba de ser validada.

Por Cuba Impacto

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha vuelto a amenazar con bloquear la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN , menos de 48 horas después del acuerdo entre los tres países. En declaraciones a la prensa al final de la cumbre de la Alianza Atlántica en Madrid, llamó a los dos países nórdicos a "tomar su parte" en la lucha contra el terrorismo o correr el riesgo de enterrar el memorándum firmado el martes por la noche.

Desde mediados de mayo, Ankara bloquea el proceso de ampliación a los dos países, acusándolos de proteger a los combatientes kurdos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), a los que cataloga entre los movimientos terroristas. Pero el martes por la noche, los gobiernos de Turquía, Suecia y Finlandia firmaron un memorando de entendimiento que abre el acceso de las dos naciones nórdicas a la Alianza Atlántica.

Condiciones

El jueves, el presidente turco habló por primera vez desde este sorpresivo fichaje. Y puso sus condiciones. “Si cumplen con su deber, enviaremos (el memorándum) al parlamento” para su aprobación. “Si no lo hacen, es imposible que lo enviemos al parlamento…”, advirtió.

Recep Tayyip Erdogan se refirió a una "promesa hecha por Suecia" sobre la extradición de "73 terroristas". “Los enviarán de vuelta, prometieron. Está en los documentos escritos. Cumplirán su promesa”, agregó sin más detalles.

"Chantaje"

Estocolmo reaccionó el jueves por la noche recordando que sus decisiones sobre extradición estaban sujetas a una justicia “independiente”. "En Suecia, la ley sueca se aplica con tribunales independientes", dijo el ministro de Justicia, Morgan Johansson, en una declaración escrita enviada a la AFP. “Las personas no suecas pueden ser extraditadas a petición de otros países, pero solo si es compatible con la ley sueca y el Convenio Europeo de Extradiciones”, insistió.

Recep Tayyip Erdogan no dio detalles el jueves sobre las 73 personas reclamadas, pero Ankara lleva varios años pidiendo la extradición de los activistas kurdos o cercanos al movimiento gulenista exiliados en Suecia. El jefe de Estado turco también instó a Finlandia y Suecia a "completar sus leyes" respecto a la presencia en su territorio de miembros del PKK y de las YPG, que operan en las fronteras de Turquía en el norte de Irak y de Siria. “Lo que importa es que se cumplan las promesas hechas a Turquía”, insistió.

En el centro de toda la atención en la apertura de la cumbre de Madrid, cuando amenazó con vetar la adhesión de los dos países, el presidente turco volvió a hacerlo al final. En los pasillos de la cumbre, una fuente diplomática europea no dudó en hablar de "chantaje" con respecto al jefe de Estado turco que, por autoridad, subió el jueves al escenario de la mayor sala de prensa de la cumbre, sucediendo al jefe de la Casa Blanca, Joe Biden.

"Derecho internacional"

Según el memorándum firmado este martes, Turquía levanta su veto a la adhesión de los dos países nórdicos a la OTAN a cambio de su cooperación con los miembros de los movimientos kurdos afectados. Al día siguiente, Ankara ya había reclamado lo que le correspondía, exigiendo a Suecia y Finlandia la extradición de 33 “terroristas”.

Todos son miembros del PKK, considerada una organización terrorista por Ankara y sus aliados occidentales, o del movimiento fundado por el predicador Fethullah Gülen, al que Erdogan acusa de fomentar el intento de golpe de julio de 2016, recibido con frialdad en Helsinki y Estocolmo. “Todos estos casos ya se han resuelto en Finlandia”, comentó el presidente finlandés, Sauli Niinistö.

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, por su parte, prometió el miércoles “cooperar más estrechamente con Turquía en lo que respecta a las listas de (combatientes) del PKK”. “Pero, por supuesto, seguiremos respetando la ley sueca y el derecho internacional”, agregó en un mensaje publicado en Instagram.