Exploración: Encuentran en el fondo del mar un trozo del transbordador espacial Challenger

7-GBVqo-VNqib8id1u-Ng-L8-BI

Los buzos que buscan los restos de un avión desaparecido en el Triángulo de las Bermudas han descubierto parte del transbordador espacial Challenger.

Por Cuba Impacto

En 1986, este transbordador había explotado unas decenas de segundos después de despegar en Florida, provocando la muerte de los siete tripulantes, entre ellos la profesora Christa McAuliffe.

El segmento, notablemente conservado en el fondo del Atlántico, es una de las piezas más grandes halladas tras esta tragedia que marcó la historia espacial, confirmó este jueves la NASA.

En imágenes que filman su descubrimiento, realizado en la primavera de 2022, dos buzos rodeados de peces revelan las emblemáticas tejas de protección térmica del transbordador debajo de la arena. Estos pequeños cuadrados negros cubrían toda la parte inferior de la nave, para permitirle soportar el calor infernal durante su regreso a la atmósfera.

Uno de los dos buzos, Mike Barnette, dijo a la AFP que había experimentado una verdadera "montaña rusa emocional" cuando se dio cuenta de lo que estaba tocando en ese momento.

“Cuando lo encontramos, fueron muchas emociones diferentes”, recuerda este biólogo marino, cuya afición es explorar los restos de naufragios en el fondo del agua. "Estoy acostumbrado a bucear entre restos de naufragios que tienen docenas o incluso cientos de años, ¡pero no una pieza del programa espacial!" “Rápidamente me di cuenta de que era algo por lo que había pasado. Cuando sucedió (el accidente), recuerdo exactamente dónde estaba, viéndolo en vivo por televisión”, explicó.

Después de su inmersión, muestra las imágenes tomadas a un amigo astronauta, quien confirma su descubrimiento. Luego, unos meses después, la NASA confirmó que efectivamente se trataba del transbordador Challenger. "Estaban asombrados por el tamaño de la pieza", dice.

Parcialmente enterrado

La parte visible es de unos 4,5 metros por 4,5. Pero la pieza se extiende bajo la arena, enterrada, y no sabemos por el momento su tamaño total.

Una cosa es cierta, "es uno de los más grandes jamás encontrados", dijo a la AFP Mike Ciannilli, empleado de la NASA durante más de 25 años, principalmente en el programa del transbordador espacial. Se construyeron seis transbordadores en total, incluido uno que nunca ha estado en el espacio.

Sin duda se trata de la parte inferior del Challenger, explicó Mike Ciannilli, pero es difícil saber exactamente qué parte de la nave. Según él, el análisis de esta pieza no aportará nada nuevo a la investigación del propio accidente, que "nunca olvidará" haber visto cuando era muy joven. Las causas de la tragedia ya están bien establecidas (las articulaciones se habían congelado durante la noche anterior). Observar cómo han envejecido los materiales podría seguir siendo interesante. Pero sobre todo, subraya, el recuerdo del Challenger debe servir para reavivar las "lecciones aprendidas de aquella misión".

Tras el accidente, el 28 de enero de 1986, se realizaron amplios operativos para encontrar piezas de la nave. Diez años después, habían reaparecido dos nuevas en una playa, después de una tormenta. Estas fueron las últimos encontrados hasta el momento. Solo una pieza está en exhibición en un monumento abierto al público en el Centro Espacial Kennedy, Florida, y las otras se mantienen cerca.

“Honrar su memoria”

La primavera pasada, los dos buzos buscaban en realidad un avión que data de la Segunda Guerra Mundial, para un documental sobre las desapariciones en el triángulo de las Bermudas.

El primer episodio, que se emitirá en History Channel el 22 de noviembre, finalmente tendrá una nave espacial como protagonista. "Eso es lo que me encanta de estas aventuras, sales y encuentras algo y te encuentras con un misterio completamente diferente", dijo Barnette.

Explicó que eligió los sitios explorados gracias a la información de los pescadores, quienes saben dónde están los restos en el fondo del agua porque atraen a los peces. El sitio en cuestión está ligeramente al oeste del Triángulo de las Bermudas, no dentro de él, pero estaba en la ruta de vuelo del avión buscado.

La ubicación exacta del hallazgo no ha sido revelada para no atraer a los curiosos, pero está frente a la costa. Según el explorador, sería "muy fácil" para la NASA extraer la pieza del agua, pero ese gesto también podría "reabrir heridas". Las discusiones están en curso, dijo Mike Ciannilli, pero "hagamos lo que hagamos, nuestro objetivo principal es asegurarnos de honrar la memoria y el legado de la tripulación y sus familias".

0/Post a Comment/Comments