Occidente venezolano invadido por caracol gigante africano

9o-Mw-LOwh47q-BSy9-Rpm9b-Hz

Los caracoles Achatina, gasterópodos que pueden llegar a medir hasta 20 centímetros provenientes de África, proliferan actualmente en el occidente de Venezuela.

Por Cuba Impacto

El occidente de Venezuela enfrenta una invasión de caracoles africanos gigantes, que pueden transmitir meningitis y peste de cultivos, cuya propagación se cree que se debe a las intensas lluvias que cayeron recientemente en la región, advirtieron este viernes autoridades locales y la ONG Fundación Azul Ambientalista.

Las primeras “colonias” de este caracol subsahariano, Achatina fulica, fueron detectadas a principios de noviembre a orillas del lago de Maracaibo, en la ciudad del mismo nombre y capital del estado Zulia. Luego aparecieron otros focos en otras regiones de este estado del occidente del país, así como en el vecino estado Táchira.

En algunos sitios "se recolectan entre 350 y 400 caracoles en un día", dijo el viernes a la AFP el alcalde de Maracaibo, Rafael Ramírez. Durante un operativo de erradicación en la ciudad, al que asistió AFP, se encontraron más de 437 caracoles gigantes en dos horas.

"Una plaga"

En las redes sociales se han publicado alertas sobre el gasterópodo y la Municipalidad de Maracaibo ha coordinado acciones con el gobierno nacional y el del Zulia para reducir su presencia. Sin embargo, hasta el momento no se ha proporcionado ninguna estimación de su número.

Preciado por la industria cosmética por su baba, el caracol Achatina está presente en Venezuela desde 1997. Ya había invadido ciertas regiones del país en 2017, pero en menor medida, según José Sandoval, de la ONG Fundación Azul Ambientalista.

Será complicado porque ahí están grandes, ya son adultos, ya pusieron huevos, explicó a la AFP. Estamos ante una invasión, un flagelo, y como tal es muy difícil erradicarlo (…) pero es posible controlar su presencia, aseguró José Sandoval.

Una vida promedio de seis años

Por su capacidad reproductiva (hasta 600 huevos cada 15 días) y su promedio de vida de seis años, son considerados una de las especies invasoras más dañinas para los cultivos e incluso para la salud humana, ya que pueden transmitir enfermedades como la meningitis.

No hay nadie a quien culpar por esto excepto el clima. No es falta de vigilancia ni de control, dijo José Sandoval, asegurando que las intensas lluvias de este año contribuyeron a su propagación. En julio, las autoridades del estado estadounidense de Florida también dieron la voz de alarma por una invasión de estos caracoles que pueden llegar a medir hasta 20 centímetros.

0/Post a Comment/Comments