Vietnam: Perros de paseo por Hanoi contra la cultura de la carne de perro

Cada año se comen cinco millones de perros en Vietnam. Nguyen Thi Kim Quy es una peluquera jubilada que dedica su tiempo a hacer campaña para su protección.

Por Cuba Impacto

Con sus 13 perros multicolores vestidos con minidisfraces navideños y ladrando alegremente a bordo de su elegante tuk-tuk motorizado, Nguyen Thi Kim Quy pasa casi desapercibida en medio de las bulliciosas calles de Hanoi.

La peluquera jubilada de 71 años dedica su jubilación a rescatar perros sin hogar para que no acaben en los platos ni bajo las palizas de los vietnamitas, financiando esta causa con la mensualidad que le pagan sus familiares.

“Un manjar”

Cada año se comen cinco millones de cánidos en todo Vietnam, donde la carne de perro es un manjar. Pero el país del sudeste asiático -al que solo China le lleva la delantera en su consumo- está tratando de eliminar poco a poco esta práctica.

“Sería dramático que fueran enviados al matadero. Realmente no podía soportarlo”, dijo Nguyen Thi Kim Quy a la AFP. "Comer carne de perro o de gato es un delito para mí". Según ella, la cultura está cambiando lentamente y cada vez más vietnamitas están adoptando perros como mascotas. "Creo que la gente en Hanoi se está volviendo cada vez más comprensiva con las mascotas y se está alejando de su hábito de tratar la carne de perro como un manjar", dijo.

Paseo en triciclo

La jubilada se levanta temprano para sacar a pasear a los perros por la mañana y, a veces, todavía está en las calles después del anochecer en busca de perros callejeros. Ella tiñe los abrigos de los perros y viste a algunos de ellos con disfraces de Papá Noel o de reno para infundir un ambiente festivo a medida que bajan las temperaturas durante los meses de invierno.

Su triciclo motorizado lleno de perros se ha convertido en una atracción popular en las calles de Hanoi, lo que lleva a los transeúntes a detenerse para tomar fotos y publicarlas en las redes sociales. “Tienen una sonrisa brillante y, a veces, incluso les dan regalos a los perros (…) quieren mucho a estos perros”, explica. Según la jubilada, las mascotas “traen paz, ahuyentan la tristeza y las dificultades”. “Para mí, el perro es como un amigo, un verdadero amigo (…) Si pudiera, yo (cuidaría) de todos los perros abandonados y maltratados”.

0/Post a Comment/Comments