OTAN: Suecia cada vez más estancada en sus negociaciones con Turquía

Para unirse a la OTAN, Estocolmo necesita la luz verde de Ankara, que pide la extradición de 130 kurdos que viven en Suecia. Pero en Escandinavia se alzan voces en contra de estas demandas.

Por Cuba Impacto

Entre demandas casi imposibles de Turquía y manifestaciones contra Erdogan de activistas radicales en Suecia, el gobierno sueco se encuentra en un callejón sin salida para obtener la luz verde de Ankara para unirse a la OTAN. La perspectiva de un desbloqueo antes de las elecciones legislativas turcas, previstas para mediados de mayo, es ahora muy baja.

Para Paul Levin, director del Instituto de Estudios Turcos de la Universidad de Estocolmo, “por un lado, Erdogan quiere desviar la atención de una economía en mal estado durante los meses previos a las elecciones. Por otro lado, grupos en Suecia que están en contra de la OTAN y simpatizantes del PKK preocupados por las garantías dadas por el gobierno han entendido que podrían enfadar al presidente turco al insultarlo y descarrilar así el proceso de adhesión".

El sábado, una manifestación -autorizada por la policía- frente a la embajada turca en Estocolmo por parte del activista antiislámico y antiinmigración Rasmus Paludan provocó la ira turca. Este ultraderechista, que ha hecho de la quema del Corán su principal modo de acción política, llegó para quemar un ejemplar del libro sagrado de los musulmanes, bajo fuerte protección policial.

La constitución liberal de Suecia y las libertades de protesta y expresión habían llevado a la policía a creer que la acción debería permitirse. Incomprensible para Ankara que, tras convocar al embajador sueco, canceló la visita del ministro de Defensa Pål Jonson, prevista para finales de la próxima semana, una rara reunión de alto nivel aún en la agenda.

Un "sabotaje"

Este es el segundo incidente diplomático desde principios de año, tras el provocado, a mediados de enero, por activistas pro kurdos que colgaron de los pies un maniquí de Erdogan frente al Ayuntamiento de Estocolmo. Una acción calificada de "sabotaje" a la candidatura sueca a la OTAN y de "simulacro de ejecución" de un líder "elegido democráticamente" por el primer ministro sueco, Ulf Kristersson.

Pero las fuertes palabras del líder conservador también le han valido críticas por lo que muchos suecos dicen que equivale a una protesta democrática. El líder de la extrema derecha sueca, que no está en el Gobierno pero es la primera formación de la actual mayoría, también llamó a Ulf Kristersson a no dar demasiada importancia a Recep Tayyip Erdogan. “No podemos ir demasiado lejos. Porque es sobre todo un sistema antidemocrático y un dictador con el que tenemos que lidiar”, alegó Jimmie Åkesson.

¿Membresía este año? Puede ser…

Al mismo tiempo, Turquía siempre parece estar subiendo la apuesta, exigiendo un número cada vez mayor de extradiciones de "terroristas" kurdos que viven en Suecia. Hasta 130, dijo el presidente Erdogan  recientemente. Y esto mientras es la justicia sueca, y no el gobierno, la que tiene la última palabra en las solicitudes de extradición. Turquía “quiere cosas que nosotros no podemos y no queremos darle”, reconoció Ulf Kristersson, a principios de enero, en referencia a la espinosa cuestión de las extradiciones.

El secretario general de la OTAN, que la pasada primavera contaba con una adhesión exprés de unas semanas, piensa que se producirá en 2023, pero no está en condiciones de garantizarlo, confió, a principios de enero.

“Entraremos juntos en la OTAN”

Buenas noticias raras para Suecia: Finlandia actualmente no tiene la intención de unirse a la OTAN sin su "hermano mayor" sueco. “Esperamos que entremos juntos en la OTAN”, reafirmó la semana pasada en Davos la primera ministra finlandesa, Sanna Marin, al ser consultada sobre la hipótesis de que Turquía ratificaría la adhesión finlandesa y no Suecia.

Suecia expresa simpatía a los musulmanes

El primer ministro sueco deploró, el domingo, un "acto profundamente irrespetuoso" al día siguiente de la quema de un Corán durante una manifestación en Estocolmo, expresando su "pésame" a los creyentes tras varias protestas en el mundo musulmán.

“La libertad de expresión es parte fundamental de la democracia. Pero lo que es legal no es necesariamente apropiado”, tuiteó el líder conservador Ulf Kristersson durante la noche.

0/Post a Comment/Comments