Canadá derriba un objeto no identificado en su espacio aéreo

Justin Trudeau anunció que un "objeto no identificado" había sido derribado mientras volaba sobre el noroeste del país, un día después de que Estados Unidos derribara un objeto volador sobre Alaska.

Por Cuba Impacto

Un caza estadounidense derribó el sábado por la tarde un objeto no identificado sobre Canadá por orden del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, lo que supone un nuevo incidente en los cielos norteamericanos desde la destrucción de un presunto globo espía chino la semana pasada.

Justin Trudeau anunció el sábado que un "objeto no identificado" había sido derribado mientras volaba sobre el noroeste del país, un día después de que Estados Unidos destruyera un objeto volador sobre Alaska. “Ordené que derribaran un objeto no identificado que violó el espacio aéreo canadiense”, tuiteó. “Se enviaron aviones de Canadá y Estados Unidos al lugar, y el disparo” de un misil AIM 9X desde un F-22 estadounidense “dio en el blanco”.

El presidente estadounidense, Joe Biden, había autorizado a la aeronave, una de las aeronaves del Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD), a "trabajar con Canadá", explicó el portavoz del Pentágono, Pat Ryder. Las fuerzas canadienses "ahora recuperarán y analizarán los restos del objeto", agregó el primer ministro canadiense.

La máquina volaba a una altitud de "40.000 pies" (12.200 metros), detalló la ministra de Defensa Nacional de Canadá, Anita Anand, durante una conferencia de prensa el sábado por la noche, y fue derribada "a unas 100 millas (160 km) desde la frontera entre Canadá y Estados Unidos” alrededor de las 8:40 p. m. GMT. Era un "dispositivo cilíndrico" más pequeño que el globo destruido en Carolina del Norte la semana pasada, dijo el ministro de Defensa canadiense. “Por el momento, continuamos con los análisis del objeto, por lo que no sería prudente de mi parte especular sobre su origen”, agregó, antes de agradecer al Pentágono y a los miembros de los ejércitos canadiense y estadounidense por su cooperación.

A primera hora de la tarde, Anita Anand, había asegurado en Twitter haber intercambiado con su homólogo estadounidense, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, reafirmando que “siempre defenderemos nuestra soberanía juntos”.

También el sábado por la noche, se envió un avión de combate para investigar una "anomalía de radar" en el estado estadounidense de Montana, dijo el ejército estadounidense. “Este avión no identificó ningún objeto (permitiendo) correlacionar los ecos del radar”, indicaron el Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte (NORAD) y el Comando Norte de Estados Unidos, y agregaron que continúan “monitoreando la situación”.

El espacio aéreo en este territorio del noroeste de Estados Unidos había sido cerrado temporalmente “para apoyar las operaciones del Departamento de Defensa. El espacio aéreo ha sido reabierto”, dijo el sábado por la noche el regulador estadounidense de aviación civil (FAA).

Dos objetos en 24 horas

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habló con el presidente estadounidense, Joe Biden, sobre el objetivo derribado sobre el territorio de Yukón, en el noroeste de Canadá, fronterizo con Alaska, donde las fuerzas estadounidenses destruyeron el viernes otro objeto volador, "del tamaño de un automóvil pequeño", porque representaba "una amenaza para el seguridad del tráfico aéreo", según John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Es por tanto el segundo objeto volador derribado por Estados Unidos en unas 24 horas.

Las operaciones de búsqueda y recuperación de los restos del objeto destruido el viernes continuaron el sábado, pero se vieron dificultadas por el "gélido aire ártico, la nieve y la escasa luz diurna", indicó el Mando Norte de EEUU en un comunicado, en el que añadió que el Pentágono no podía facilitar "más detalles (...) sobre el objeto, incluidas sus capacidades, finalidad u origen".

Los incidentes se producen una semana después de que Washington destruyera un globo frente a su costa atlántica, que había sobrevolado sitios militares sensibles y había sido descrito por Beijing como un "avión civil utilizado con fines de investigación, principalmente meteorológicos".

Las imágenes capturadas por aviones militares estadounidenses muestran que el globo chino que sobrevoló Estados Unidos la semana pasada estaba bien equipado con herramientas de espionaje y no estaba destinado a pronosticar el clima. Este choque diplomático había llevado al jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, a posponer una rara visita a China. Las autoridades estadounidenses siguen ocupadas recogiendo los restos del globo en el Atlántico, cerca de la costa de Carolina del Sur.


0/Post a Comment/Comments