La central eléctrica de Zaporizhia, "base militar rusa" durante un año, se "deteriora"

Después de un año de ocupación, el gran sitio nuclear ya no produce electricidad y los rusos lo utilizan para almacenar equipos, municiones y personal, sabiendo que los ucranianos “no dispararán”.

Por Cuba Impacto

Ya el 4 de marzo de 2022, nueve días después del inicio de su invasión, el ejército ruso ocupó esta central nuclear en el sur de Ucrania. "Durante este año de ocupación, han transformado la mayor central nuclear de Europa en una base militar", indica el alcalde de Energodar (ciudad donde se ubica la central) Dmytro Orlov, según quien los rusos saben "que el ejército ucraniano no disparará” en el sitio, para evitar un incidente.

Los rusos utilizan la planta como "escudo nuclear para colocar equipo militar, municiones y personal", subraya el hombre de 37 años. Según su información, al menos 1.000 soldados rusos se encuentran actualmente en el sitio de la central eléctrica y en Energodar, cuya población, según él, ha caído de 53.000 a “unos 15.000” en un año.

La mayoría de las tropas de ocupación tienen su base en la planta porque se sienten seguras allí”

Dmytro Orlov, alcalde de Energodar

“La mayor parte de las tropas de ocupación tienen su base en la central, porque allí se sienten seguros”, sostiene el alcalde, que vive desde abril de 2022 en Zaporijjia, la capital regional, situada a 120 kilómetros de Energodar, pero que dijo mantener contacto regular con los habitantes que permanecieron en el lugar.

Conectado a la red ucraniana

El número de empleados en la planta también se redujo de 11.000 antes de la invasión a 6.500 en la actualidad, dijo el operador nuclear ucraniano Energoatom. Miles de profesionales partieron hacia los territorios controlados por kiev y, entre los que se quedaron, unos 2.600 aceptaron “colaborar con el agresor ruso”, según Energoatom.

La planta, que anteriormente producía el 20% de la electricidad de Ucrania, siguió funcionando durante los primeros meses de la invasión, a pesar de los períodos de bombardeo, antes de cerrarse en septiembre. Desde entonces, ninguno de sus seis reactores, que datan de la era soviética, ha generado energía, pero la instalación permanece conectada al sistema energético ucraniano y consume la electricidad producida por él, para sus propias necesidades.

“El equipo se está deteriorando”

Según Energoatom, "los rusos no pueden reiniciar ni un solo reactor porque las líneas de alto voltaje están dañadas". Si Moscú envió especialistas nucleares a la planta, "sus habilidades no son suficientes para organizar el trabajo real". Y el cierre de la planta también conduce a “una degradación gradual de todos sus sistemas y equipos”, advierte el operador nuclear ucraniano. El grupo también está preocupado por un "riesgo de incidente nuclear" en caso de rotura de la última línea eléctrica que conecta la planta con el sistema energético ucraniano.

En una nota publicada el miércoles, el centro de análisis estadounidense Instituto para el estudio de la guerra estimó que Moscú podría "intentar disuadir una posible contraofensiva ucraniana" en el sur del país "intensificando las amenazas contra la central eléctrica de Zaporizhia". El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) desplegó observadores en la planta en septiembre y está tratando de negociar su desmilitarización, pero el proceso no parece avanzar.

“El hecho de que estén ahí ya es un plus”

El director del OIEA, Rafael Grossi, anunció en Twitter el jueves que se completó una nueva rotación de expertos, y acompañó su mensaje con un video que muestra a observadores con cascos y chalecos antibalas, sin pasar por un puente destruido para llegar a la planta. "El hecho de que estén allí ya es un plus", dice Dmytro Orlov, quien dice tener muchas esperanzas en las negociaciones del OIEA con Moscú: "Por razones obvias, nadie desmilitarizará ni pondrá fin a la ocupación de la central nuclear más grande de Europa por medios militares”.

0/Post a Comment/Comments