Coronación Carlos III: Un día histórico para la Familia Real Británica

Carlos III será coronado a bombo y platillo este sábado en la Abadía de Westminster en Londres. Camila, su segunda esposa, también será coronada.

Por Cuba Impacto

Con toda la pompa y solemnidad de los grandes eventos reales, el rey Carlos III y la reina Camila cruzarán las puertas de la Abadía de Westminster en Londres en cuestión de horas para una coronación histórica que despierta un relativo entusiasmo entre los británicos.

La ceremonia religiosa anglicana, con el rito milenario, debe comenzar a las 11:00 horas y durar dos horas. Carlos III, de 74 años, será aclamado allí, prestará juramento sobre la Biblia, recibirá la unción y será coronado, vestido con pesadas túnicas ancestrales de seda y oro. Camila, de 75 años, su segunda esposa, también será coronada.

Carlos III se convirtió en rey cuando su madre Isabel II murió en septiembre después de 70 años de reinado. Su coronación, única en Europa, es la confirmación religiosa.

Dos mil trescientos invitados, incluidos cien jefes de estado, representantes de familias reales extranjeras, miembros de la nobleza, parlamentarios, representantes de la Commonwealth, pero también miembros meritorios de la sociedad civil se esperan en la abadía alrededor de la familia real. El primer ministro británico Rishi Sunak, de fe hindú, leerá allí un versículo de la Biblia. Sus siete predecesores vivos estarán allí.

Para tener en cuenta la diversidad de un país donde menos de la mitad de la población ya se declara cristiana, representantes de las principales religiones participarán en una de las procesiones.

La pareja real dejará la abadía en una espectacular procesión militar, a bordo del particularmente incómodo carruaje dorado que se utiliza para todas las coronaciones desde 1831. Una aparición en el balcón del Palacio de Buckingham está prevista para las 14:15 con un vuelo aéreo que la lluvia sin embargo podría trastornar.

Harry solo

Viniendo solo de California, el hijo menor del rey, Harry, muy crítico con la monarquía, no tendrá un papel activo, al igual que el príncipe Andrés, el hermano del rey, marginado por un escándalo sexual.

Desde hace varios días, aficionados a la monarquía y turistas acuden a la capital británica protegidos por un importante dispositivo de seguridad. Algunos acampan en un ambiente festivo en el Mall engalanado, la amplia avenida que conduce al Palacio de Buckingham, para no perderse nada del espectáculo. "Ninguno de nosotros ha experimentado una coronación", dijo a la AFP Karen Chamberlain, de 57 años, que llegó con su familia desde Birmingham. "Estar aquí es una forma de decir que estamos orgullosos de nuestra monarquía".

Algunos de esos fanáticos incluso pudieron estrechar la mano del rey el viernes, durante un paseo del monarca fuera del palacio con su hijo William y la esposa de William, Kate.

La coronación costará decenas de millones de euros, en gran parte pagados por los contribuyentes. Dado que los británicos han sufrido una inflación de dos dígitos durante meses, el palacio ha querido sopesar este gasto frente al "enorme impulso económico" de un evento histórico que genera "un gran interés mundial".

Algunos británicos no están tan seguros. El 72% de ellos, según una encuesta de YouGov del viernes, no tiene intención de participar en las festividades de este puente prolongado en lunes festivo. Tras la coronación, para el domingo están previstas comidas vecinales y un concierto en Windsor.

El orgullo nacional

Isabel II, que murió a los 96 años, era extremadamente popular. Su coronación en 1953, a la edad de 27 años, había suscitado un inmenso júbilo. Carlos III, un rey que envejece, lo es mucho menos, menos apreciado en particular que Guillermo y Catalina, a menudo presentes a su lado.

La mayoría (58%) de los británicos siguen siendo pro-monárquicos, pero este apoyo está disminuyendo entre los jóvenes. Los antimonárquicos, inexistentes bajo Isabel II, aprovecharán el sábado para mostrar los dientes. Tienen la intención de manifestarse en el campo, especialmente en Trafalgar Square.

Unas horas antes de la coronación, el primer ministro Rishi Sunak saludó en un comunicado de prensa “un momento de extraordinario orgullo nacional” y la “consistencia, dedicación y servicio a los demás” de la monarquía. “Ningún otro país podría ofrecer un espectáculo tan deslumbrante: las procesiones, la pompa, las ceremonias y las fiestas callejeras. Pero no es sólo un espectáculo. Es una orgullosa expresión de nuestra historia, nuestra cultura y nuestras tradiciones”, dijo.

Sin embargo, la coronación ha reavivado el debate sobre el futuro de la monarquía, en particular en los otros 14 reinos de los que Carlos III es jefe de Estado. Belice y Jamaica ya dieron a conocer que esperan convertirse rápidamente en repúblicas, como lo hizo Barbados en 2021.

Biden dice que verá a Carlos III en julio

Joe Biden, que no asistirá el sábado a la coronación de Carlos III, dijo el viernes que vería al monarca en julio para hablar en particular sobre medio ambiente.

"Vamos a una conferencia de la OTAN en Europa y le dije que me detendré o de camino o de regreso para hablar del tema que más le interesa, el medio ambiente", dijo el presidente estadounidense en una entrevista con MSNBC. La cumbre anual de la OTAN está programada para los días 11 y 12 de julio en Vilnius, Lituania.

Es Jill Biden, la esposa del presidente estadounidense, quien lo representará el sábado en la coronación de Carlos III.

0/Post a Comment/Comments