Sin pollo y sin desfile

Resizer-16834080168721

No habrá desfile este año. Dicen que por falta de combustible, pero la gente no lo cree.

Por Ariel Maceo

No hubo desfile esta vez. Dicen que por falta de combustible, pero mi vecina no lo cree. Además, ve como las patrullas continúan dando vueltas por el país. Así y todo, no hubo desfile del 1ro de mayo este año. Y mi vecina se alegra.

Es de lo que más se habla en la calle, de la suspensión del 1ro de mayo y de Ana de Armas. Tal parece que la gente se ha quitado un peso de encima, como cuando suspenden la reunión de padres en la escuela o la rendición de cuentas en el CDR que siempre se extiende hasta el horario de la novela y a la gente eso no le hace gracia. Por eso es un alivio. Con el 1ro de mayo pasa lo mismo. La gente no está para eso.

El régimen cubano tomó la decisión de suspender el desfile, algo que era impensado años atrás. Esa es la fiesta de los trabajadores y la muestra de lo unido que está el país. Pero dice mi vecina que este año seguro mucha gente no iba a ir, todo el mundo está preocupado con el tema del pollo y ver por fin si será solamente para los niños y los viejitos. Porque eso si es grave. En su casa son cinco personas, todos adultos y no saben cómo se la van a arreglar.

Ella no creía que a esta altura de la vida todavía estuviera pasando ese trabajo. Debió haberse ido del país en algún momento, pero ese tiempo quizás se le escapó. Al menos la reconforta que no hubiera desfile del 1ro de mayo. Esa gastadera de recursos con la crisis que está viviendo el país para ella nunca ha tenido sentido. 

La suspensión del desfile llega en medio de una crisis con el combustible donde la gente ya se pone a jugar dominó mientras espera en las colas. Las calles se notan vacías a cualquier hora del día, incluso en alguna de ellas, los niños podrían jugar sin susto que ningún carro pasará. Dice mi vecina que el panorama le recuerda un poco al periodo especial en los 90 cuando tenía que recorrer la Habana en bicicleta para llegar al trabajo y luego regresar. Recuerda que los niños del barrio jugaban en la avenida principal y no pasaba ningún auto. Ahora se le está pareciendo un poco el panorama. Le entran escalofríos y reza porque esos tiempos no vuelvan.

Mejor se pone a mirar Facebook para ver a Ana de Armas. La estrella cubana recorrió las calles de la Habana para celebrar su cumpleaños 35 y tal pareciera un Deja vu de cuando otras estrellas de Hollywood comenzaron a llegar al país antes del deshielo entre Cuba y los Estados Unidos. -Esa podría ser yo- dice mi vecina. Se imagina caminando la Habana Vieja rodeada de gente pidiéndole autógrafos y tirándole fotos. De seguro no tiene problemas con el pollo, piensa. También piensa que menos mal que suspendieron el desfile del 1ro de mayo sino capaz que esta gente le pidiera a la estrella de Hollywood desfilar con el pueblo trabajador, bajo el sol tropical, sin crema que aguante eso.

Lo que no le gusta a mi vecina es que Ana se haya tomado fotos con el Chefarándula. Eso para ella es una gran falta de respeto. Todavía no entiende como tuvieron el valor de poner a un español a hacer un programa de cocina un viernes por la noche, que todo el mundo está a esa hora en casa. Ese tipo le cae muy mal y por suerte quitaron el programa de ese horario, porque le iba a dar una cosa.

Pero bueno ya el desfile es cosa del pasado. Como lo es el pollo en la canasta básica ahora, al menos para los adultos. Eso sí tiene a mi vecina preocupada. metiéndole cabeza a ver cómo van a salir de esa. Ya le gustaría ver a Ana protagonizando una novela brasileña para ver como resolvería los desafíos que le pone vida. Pero nada, mejor deja de fantasear y se mete en la cocina a ver como resuelve ella misma ese problema. Que está muy serio.

0/Post a Comment/Comments