Software espía: Uno de los líderes mundiales en la mira de la justicia alemana

La fiscalía de Múnich acusa a FinFisher, filial alemana del grupo británico Gamma, de haber violado las restricciones a la comercialización de spyware.

Por Cuba Impacto

La fiscalía de Múnich solicitó el lunes un juicio contra los líderes de un líder mundial en spyware, FinFisher, una filial alemana del grupo británico Gamma. La Justicia anunció en un comunicado de prensa apuntar a cuatro exdirectivos de la empresa, sospechosos de haber violado la legislación de la Unión Europea (UE) que restringe desde 2015 la venta a terceros países de tecnologías de vigilancia.

La fiscalía había sido embargada en 2019 por una denuncia conjunta de cuatro ONG. Corresponde al tribunal de Múnich decidir si se celebra o no un juicio. “El principal objetivo del grupo FinFisher era desarrollar y distribuir software en todo el mundo para las autoridades criminales y los servicios de inteligencia”, recuerda la fiscalía de Múnich.

“Sitio falso del movimiento de oposición turco”

"El producto principal fue el software espía comercial llamado FinSpy (un software de tipo troyano), que hizo posible tomar el control total de las computadoras y los teléfonos inteligentes y monitorear las comunicaciones en curso", dice. FinFisher solía vender su software a países de la UE o países con autorización como Australia, Japón, Estados Unidos o Reino Unido.

Pero la empresa alemana también habría vendido su software a otros países, en particular a Turquía, “con los que se conseguía la mayor parte de la facturación del grupo”, según la fiscalía. Los medios también citan a Egipto y Birmania entre los compradores potenciales del software FinFisher. Según las ONG, FinFisher entregó en particular software a los servicios turcos en 2017, que luego se utilizó en forma de “sitio falso del movimiento de oposición turco para espiarlo”, subraya la fiscalía.

Los directores de la empresa también son sospechosos de haber eludido las normas que prohíben la venta de dicho software a determinados países al albergar parte de sus actividades fuera de Alemania, en particular en Bulgaria. Estas solicitudes se producen casi dos años después de las revelaciones de un consorcio de 17 medios internacionales.

Este grupo había revelado que otro software, Pegasus diseñado por la empresa israelí NSO Group, habría permitido espiar los números de al menos 180 periodistas, 600 políticos, 85 activistas de derechos humanos e incluso 65 jefes de empresa de diferentes países.

0/Post a Comment/Comments