Espacio: Cohete indio aterriza con éxito cerca del Polo Sur

Pocos días después del fracaso de la misión rusa, India ha dado un golpe de efecto en la Luna. Chandrayaan-3 ha permitido a India entrar en el club de las grandes potencias espaciales.

Por Cuba Impacto

El cohete Chandrayaan-3 aterrizó con éxito cerca del Polo Sur, anunció el miércoles la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO). La India se suma así al club muy cerrado de las grandes potencias espaciales, pocos días después del accidente de una sonda rusa en la misma región del Polo Sur, poco explorada.

La maniobra Chandrayaan-3, que significa "barco lunar" en sánscrito, se produjo a las 18.04 horas en la India. "Este es un día histórico para el sector espacial indio", escribió Narendra Modi en la red social X (antes Twitter). Apareció sonriendo y agitando una bandera india, al margen de la cumbre de las potencias emergentes del BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), reunida en Johannesburgo.

Cuatro años después de un intento fallido, India se ha sumado al muy selecto club de naciones que han logrado llevar a cabo con éxito tal operación, llevando a cabo muchos de sus programas a un costo mucho menor.

Felicitaciones rusas

Rusia, heredera de la URSS que había logrado esta hazaña en 1976, acaba de fracasar en un nuevo intento: su sonda Luna-25 se estrelló en la misma región. Antes de la India, sólo la Unión Soviética, Estados Unidos y China ya habían logrado realizar un alunizaje controlado.

La agencia espacial rusa Roscosmos felicitó a la India por el exitoso alunizaje. “La exploración de la Luna es importante para toda la humanidad. En el futuro, podría convertirse en una plataforma para la exploración del espacio profundo”, afirmó.

Misión “más lenta”

Esta nueva etapa del programa indio, en pleno desarrollo, llega cuatro años después de un amargo fracaso, ya que el equipo de tierra perdió contacto con la máquina poco antes de su llegada a la Luna. Diseñado por ISRO, Chandrayaan-3 incluye un módulo de aterrizaje llamado Vikram, que significa "valor" en sánscrito, y un robot móvil para explorar la superficie de la Luna.

Esta misión, lanzada hace seis semanas, tardó más en llegar a la Luna que las misiones tripuladas estadounidenses Apolo de los años 1960 y 1970, que llegaron allí en cuestión de días. De hecho, el cohete indio es mucho menos potente que el Saturno V, el del programa lunar estadounidense. Tuvo que recorrer cinco o seis órbitas elípticas alrededor de la Tierra para ganar velocidad, antes de emprender una trayectoria lunar que duraría un mes.

Vikram se desprendió de su módulo de propulsión la semana pasada y ha estado transmitiendo imágenes de la superficie lunar desde que entró en la órbita lunar el 5 de agosto. Una vez que se complete el alunizaje, un rover propulsado por energía solar explorará la superficie y transmitirá datos a la Tierra durante dos semanas.

A menores costos

El programa aeroespacial indio tiene un presupuesto relativamente modesto, pero que se ha incrementado considerablemente desde su primer intento de poner una sonda en órbita alrededor de la Luna, en 2008. Esta misión india tiene un coste de 74,6 millones de dólares, según los medios, muy inferior al de otros países. India logra mantener los costos bajos replicando y adaptando la tecnología espacial existente para sus propios fines, gracias en particular a la abundancia de ingenieros altamente calificados, a quienes se les paga mucho menos que a sus homólogos extranjeros.

Se espera que India, primer país asiático en colocar un satélite en órbita alrededor de Marte en 2014, envíe una misión tripulada de tres días a la órbita terrestre el próximo año.

0/Post a Comment/Comments